Del olivo a su esencia

La cata como experiencia

Desde la celosa recolección hasta la cata ‘Five Senses’, la elaboración de HG Reserva Familiar es todo un proceso lleno de sentido y sensibilidad. Una experiencia tan cautivadora como la Hacienda Guzmán y donde vista, gusto, olfato y tacto se dan cita de principio a fin.

 

En el olivo

1. En el olivo

Recolectamos la aceituna perfecta, considerando la época de recolección , toda la producción de HG se recoge en ‘verde’, alcanzando aromas y fragancias más intensas, un color verdoso, debido al aumento de la relación de clorofilas y carotenos, y lo más importante, un aceite de la mejor calidad con un alto grado de componentes antioxidantes. Nuestras aceitunas se recogen directamente de los olivares de la Hacienda Guzmán, conservando nuestro aceite de oliva virgen extra marcados atributos del fruto del que procede.

 

Transporte y almacenamiento

2. Transporte y almacenamiento

Nuestros agricultores transportan la aceituna a la almazara en un plazo mínimo, garantizando la mejor conservación de la aceituna. En la almazara, buscamos la pureza y la perfección, allí tiene lugar la limpieza del fruto, eliminándose las impurezas más ligeras como hojas y tallos.

 

 

 

En la almazara

3. En la almazara

Realizamos la molienda con el objetivo de liberar el aceite que contiene el fruto. Obtenemos una textura fina, permitiéndose la ruptura de las celdillas de la aceituna donde se aloja la materia oleosa. El siguiente paso es el batido, con el que facilitamos la separación del aceite de los elementos sólidos de cara a las siguientes operaciones de elaboración. Realizamos una extracción en frío, nuestros aceites no superan los 20º y la duración del batido es la suficiente para no perder ninguna.

 

 

Separando materias

4. Procesos

Mediante el centrifugado separamos las distintas densidades de los componentes de la aceituna y gracias a la decantación eliminamos del aceite restos de humedad e impurezas. Una vez que ya tenemos nuestro aceite de oliva virgen extra, debemos seguir dándole el mejor trato, el almacenamiento se realiza en depósitos opacos con una atmósfera controlada.

 

La esencia

5. La esencia

Para que un aceite sea realmente HG debe entrar en nuestra botella y para ello tiene que superar unos altos estándares de calidad tanto en el análisis sensorial como en el químico. Nuestros envases están diseñados para evitar que los factores que favorecen la oxidación, básicamente la luz, el calor y el aire, incidan en la calidad de nuestro virgen extra.

 

La cata HG

6. La cata HG

Para sentir HG debemos dejarnos llevar en una cata ‘Five senses’, donde nuestros sentidos se encaminen a participar en la experiencia HG y nos dispongamos a oler a olivar, a aceituna fresca, a tierra mojada, a hierba y a leña. A saborear un paseo al atardecer, el despertar de la mañana y las estrellas al anochecer. Saborear los frutos que nos regala la naturaleza entre los olivos de Hacienda Guzmán. A tocar y sentir el tronco arrugado, la suave hoja, la hierba en nuestros dedos. A escuchar el silencio del sol cayendo, el viento entre las hojas de los olivos, el chasquido de la tierra al andar sobre ella. A observar la huella de la historia de la Hacienda Guzmán, observar la hasta el más mínimo detalle que se convierte en imprescindible para vivir en plenitud la experiencia HG.