¿Has probado un aceite de oliva virgen extra de la variedad Manzanilla? Hay 260 variedades de aceitunas diferentes, de cada una de ellos se obtiene un aceite con un sabor y unas características diferentes, pero al hablar de la manzanilla la unanimidad en cuanto a su calidad es indiscutible.

Este es un aceite amargo, picante y muy frutal, con un aroma extraordinario que evoca reminiscencia a manzana, hierba recién cortada o plátano. Exclusivo, ya que por su escaso rendimiento se emplea mayoritariamente como aceituna de mesa, y de una potente personalidad, que resalta con su uso en crudo en desayunos, ensaladas, pescados o carpaccios.

Debido a este carácter selecto, la recolección de la manzanilla se realiza a mano y su proceso de producción es minucioso, hasta obtener uno de los aceites más reconocidos mundialmente. La manzanilla se cultiva principalmente en Andalucía y Extremadura, lugares cálidos, con el clima adecuado para este tipo de producción.

Hacienda Guzmán Reserva Familiar es un virgen extra 100% manzanilla, siendo toda una experiencia encontrar dentro de su botella negra todos los matices que hacen única a esta variedad, incluyendo ese característico retrogusto que persiste en la garganta y hace posible apreciar su sabor.

Un aroma que hipnotiza y un sabor que encadila. Aceite de oliva virgen extra manzanilla, una experiencia que quien prueba repite.

Añade tu comentario

Nombre
E-mail
Website
Comentarios