OLEOTURISMO

Vive la experiencia de una tradición ancestral

La historia olivarera de la Hacienda Guzmán se remonta a hace más de cinco siglos, cuando Hernando Colón, hijo de Cristóbal Colón, exportaba el aceite de oliva producido en la Hacienda a las Américas.

Entre los siglos XVI y XIX, cada una de las tres torres de la hacienda albergó un molino de viga, lo que la convirtió en una de las mayores fábricas de aceite de oliva del mundo. Hoy día, la Hacienda Guzmán, que cuenta con un molino y una viga de caoba de 15 metros de longitud que datan del siglo XVII, ofrece una fiel recreación del proceso tradicional y constituye un reflejo de la realidad del sector olivarero actual, con instalaciones innovadoras que permiten obtener el más selecto aceite de oliva.

Hacienda Guzmán te abre las puertas a un centro de referencia mundial en materia de oleoturismo. Visita sus instalaciones y podrás apreciar la extraordinaria riqueza y complejidad del mundo del aceite de oliva en un entorno inigualable.

OLIVOTECA

En la Hacienda Guzmán se encuentra uno de los mayores museos de olivos del mundo. Más de 150 variedades procedentes de 13 países permiten apreciar la extraordinaria riqueza y complejidad del mundo del aceite de oliva.

PATIO DEL SEÑORÍO

Constituye el eje de la propiedad y estaba reservado para uso social. En las dependencias que lo circundan han pernoctado numerosas personalidades a lo largo de la historia, destacando entre ellos Carlos III y Fernando VI, que acudían para disfrutar del entorno.

PATIO DE LAGAR

Espacio empedrado en pendiente donde antiguamente se acumulaba la aceituna durante días a la espera de entrar en la almazara para ser molturada.

LA ALMAZARA DEL S. XVII

En una de las torres que formaban parte de la hacienda se ha restaurado la almazara original. El molino de sangre y la viga constituyen piezas únicas que permiten mostrar cómo era el sistema de obtención de aceite de oliva entre los siglos XVI y XIX.

PATIO DE CABALLERIZAS

En el tercer patio de la hacienda se encuentran las cuadras de caballos de pura raza española, hoy día objeto de elogios por su especial y bella morfología y por su majestuosa forma de bailar.
Este patio cuenta también con un museo de carruajes que acoge una colección privada de coches originales de los siglos XVII, XVIII y XIX.

JARDÍN ANDALUSÍ

La Hacienda Guzmán cuenta con unos jardines árabes y una alberca tradicional que constituían la antigua entrada principal a la hacienda. La simetría de las torres muestra la importancia de la estética en las construcciones de la época, constituyendo un edificio de estilo barroco del S.XVlll.

ALMAZARA HG

Constituida por tres molinos independientes de gran precisión, permite que la molturación se lleve a cabo por variedades y con un control exhaustivo tanto del tiempo de batido como de la temperatura a la que se somete a las aceitunas durante el proceso. El resultado es un AOVE de la máxima calidad.

CENTRO I+D

Junto a la almazara de HG se ubica el molino experimental, empleado en la investigación de cada una de los ejemplares que componen la olivoteca. Gracias a este trabajo podemos conocer mejor las características, capacidad de adaptación y evolución de las más de 150 variedades de olivos del museo.

TIENDA

Dentro de este enclave olivarero hay una tienda en la que se pueden encontrar los exclusivos aceites HG de nueva cosecha, así como otros productos relacionados con la marca.
Nuestras cuatro variedades están disponibles tanto en la tienda física de la propia hacienda como en nuestra tienda online

VISITA HACIENDA GUZMÁN

Conoce el mundo del Aceite de Oliva

La trayectoria de la Hacienda Guzmán como centro de producción de aceite de oliva durante más de 500 años permite transmitir a quienes la visitan la cultura, la historia y las tradiciones vinculadas al sector olivarero. Así, pone en valor el consumo de aceite de oliva virgen extra, base de nuestra gastronomía y seña de identidad cultural de Andalucía.
Por esto, las visitas se gestionan desde la Fundación Juan Ramón Guillén, una entidad con sede en la hacienda que nace con el objetivo de impulsar el desarrollo del sector olivarero andaluz, garantizando así su pervivencia a lo largo del tiempo.
Además de promover el oleoturismo, la Fundación Juan Ramón Guillén trabaja para obtener la declaración de Patrimonio Mundial de la UNESCO para el paisaje del olivar andaluz.