¿Cuáles serán las tendencias gastronómicas que triunfarán en 2017? Cuando falta muy poco para despedir a 2016, ya son varias las entidades internacionales que han comenzado a lanzar sus apuestas sobre las tendencias que veremos en el sector alimentario y gastronómico el próximo año. Vuelta a la tradición, más protagonismo –si cabe– a los productos vegetales, artículos saludables al alcance de todos o la globalización de las cocinas son algunas de ellas. Vamos a ver algunas de estas tendencias con más detalle.
Tendencias Gastro
Para la agencia de inteligencia de mercado Mintel (www.mintel.com), 2017 será el año de los extremos, en el que veremos triunfar lo tradicional, la recuperación de sabores antiguos y recetas y métodos de elaboración de nuestras abuelas, junto a las últimas tecnologías para crear más y mejores alimentos adaptados a las nuevas demandas de etiquetas limpias.

Productos tradicionales: los consumidores buscarán la seguridad que les ofrecen los productos que pueden reconocer. La confianza en las recetas tradicionales hacen que fabricantes de alimentos y responsables de negocios de hostelería deban echar una mirada al pasado en busca de inspiración, ya sea a través de ingredientes antiguos, como de las recetas y prácticas más tradicionales.

El triunfo de lo vegetal: ya lo hemos visto desde hace tiempo y, especialmente, en 2016, las verduras han ido reclamando su protagonismo en la mesa. En 2017 esa tendencia se consolidará e, incluso, se hará más evidente. Los restaurantes vegetarianos y veganos seguirán creciendo en función de una demanda que también será cada vez mayor. Y los que no son estrictamente vegetarianos, potenciarán su carta de ensaladas y de platos de verduras para llegar a ese público. Lo mismo ocurrirá en el sector alimentario. Cada vez más empresas apostarán por productos de base vegetal: frutas, verduras, frutos secos, semillas, granos, etc., como un modo de alinearse con las prioridades de salud y bienestar. Las nuevas tecnologías tendrán un papel fundamental en este sentido, ya que ayudarán a desarrollar alternativas a base de plantas para algunos productos de origen animal.
Las verduras protagonistas
Reducción del desperdicio: la apuesta por la sostenibilidad para evitar el enorme desperdicio de alimentos que se sigue produciendo, tanto en hogares como en supermercados y en restauración. Por eso, el estigma asociado con el producto imperfecto comenzará a desvanecerse… En otras palabras, apostaremos por la “comida fea”. Ingredientes y productos que antes hubiésemos tirado a la basura por no cumplir con los estándares estéticos o de calidad que buscábamos, ahora pasarán a ser reutilizados en la cocina.

El tiempo es la esencia: el tiempo que necesitaremos invertir en la preparación de la comida será tan influyente como los propios ingredientes en sí y sus declaraciones nutricionales. Por desgracia, el tiempo es un recurso cada vez más valioso y nuestro estilo de vida “multitarea” están impulsando la necesidad de encontrar productos frescos y nutritivos, pero en formatos que nos permitan no tener que invertir demasiado tiempo en cocinarlos. Parece que esta tendencia entra en contradicción con la apuesta por lo tradicional pero, como decíamos, 2017 será un año de fuertes contrastes.
Tiempo de cocinado
Productos saludables al alcance de todos: en muchas ocasiones, los consumidores se quejan de que algunos productos saludables tienen un precio superior al resto y que no están al alcance de cualquiera. Conscientes de ello, muchas empresas están ampliando su oferta para llegar a ese nicho de personas que también quiere apostar por un estilo de vida saludable aunque sus ingresos sean menores.

Vistas estas tendencias que pronostica Mintel, algunos se preguntarán… ¿Qué pasa con los consumidores carnívoros? ¿Están condenados a convertirse en vegetarianos? Que no cunda el pánico. Los amantes de la carne también tendrán su papel protagonista en 2017 y lo harán apostando por la tradición, tal y como recoge la consultora estadounidense Baum and Whiteman (www.baumwhiteman.com/).

• “Del carnicero a la mesa”: con tantos cocineros ideando nuevos modos de destacar el mundo vegetal, quienes apuesten por las carnes tendrán que dar una vuelta de tuerca para ofrecer algo distinto. Y ese valor añadido vendrá de la mano de carniceros tradicionales, que tendrán un papel protagonista en restaurantes de todo el mundo. Las comidas y cenas se convertirán en toda una experiencia porque tendremos los productos “del carnicero a la mesa”, conociendo su origen, el modo de preparación y todo los que hay que saber sobre el plato que estamos comiendo de la mano de quien ha manejado la materia prima.
El carnicero a la mesa
• Mayor cultura, mayor demanda de platos internacionales: los consumidores viajan mucho más que antes y conocen nuevas culturas gastronómicas. Ya no se quedan con la pizza italiana o el sushi japonés. Existe una creciente demanda de una oferta más amplia y con más autenticidad en las comidas étnicas. Y no sólo eso, sino que se está produciendo un auge de los productos locales y regionales en muchos países, por lo que están más disponibles en el mercado internacional.

Ramen y poke: si en 2016 triunfaron los baos, esos panecillos asiáticos preparados al vapor, en 2017 el ramen y el poke serán los protagonistas en las comidas étnicas (en realidad, ya han comenzado a serlo). El ramen es la versión japonesa de la sopa de fideos chinos, a la que se añaden diferentes ingredientes, como carnes, huevos, pescado y verduras. Por su parte el poke, de origen hawaiano, es una especie de ensalada preparada con arroz y con pescado crudo o macerado, además de diferentes verduras que se sirve como aperitivo o plato principal.

Añade tu comentario

Nombre
E-mail
Website
Comentarios