Seguro que en tu casa dispones de aceite de oliva en la cocina, pero ¿has pensado en incluirlo también como un artículo ‘must-have’ en el tocador? Si hace unas décadas, los usos del aceite de oliva se limitaban al ámbito gastronómico, las recientes investigaciones científicas han puesto de manifiesto que este producto se configura como un gran aliado del sector de la cosmética.

De hecho, es muy probable que, sin saberlo, algunas de las cremas y bálsamos de belleza que hay en tu baño contengan aceite de oliva. Y es que, además de los evidentes beneficios que el aceite de oliva aporta a tu organismo, su aplicación de forma tópica también produce una serie de mejoras palpables para nuestro cuerpo.

Cosmética enriquecida con aceite de oliva

  • Rejuvenecedor de la dermis. Debido a su alto contenido en vitamina E, el aceite de oliva actúa como un poderoso antioxidante natural, aportando elasticidad e hidratación a la piel de cara y cuerpo. Así, José Manuel Villalba y su equipo, del Departamento de Biología Celular, Fisiología e Inmunología de la Universidad de Córdoba han demostrado en una investigación que tomar de manera habitual aceite de oliva virgen retarda el proceso de envejecimiento.
  • Cicatrizante y reparador. Sus propiedades regeneradoras ayudan a reducir y suavizar las marcas cutáneas, como estrías, cicatrices o marcas de la piel y es apto para pieles atópicas, al no contener químicos. Según sostienen Científicos del Instituto Murciano de Investigación Biosanitaria (IMIB) Virgen de la Arrixaca, el ácido oleanólico –que se obtiene de la hoja del olivo- desencadena la activación de rutas moleculares, esenciales para activar rutas moleculares importantes para acelerar el cierre de las heridas.
  • Hidratante capilar. El aceite de oliva es rico en tocoferol, ácidos grasos monoinsaturados y minerales esenciales que le convierten en un extraordinario hidratante para el cabello seco o dañado, devolviendo la salud y el brillo al pelo. También puede ser utilizado para fortalecer las puntas abiertas y disminuir el encrespamiento en melenas rizadas. Según señala Pedro Carrillo en el ensayo Propiedades del aceite de oliva en el mantenimiento de la integridad cutánea, “es notablemente eficaz su uso en problemas de cuero cabelludo, devolviéndole al cabello, fuerza, nervio y brillo, así como humedad”.
  • Fortalecedor de las uñas. Este mismo trabajo asegura que para tener unas manos cuidadas y saludables puede conseguirse también aplicando aceite de oliva en la zona, lo que ayudará a fortalecer y dar brillo a las uñas.
  • Desmaquillador. Otro de los usos del aceite de oliva es como desmaquillante de ojos, con el valor añadido de que no solo limpia la piel, sino que reduce las líneas de expresión y las ojeras y fortalece las pestañas. De ahí que la especialista en cuidado facial Ram-Prakash Khalsa recomendará esta aplicación.

Por tanto, la próxima vez que pienses en los tipos de aceites de oliva, debes recordar que sus aplicaciones abarcan desde el campo culinario hasta los tratamientos de belleza más revolucionarios, convirtiéndose –en palabras de Pablo Neruda- en “colmado tesoro que desciende desde los manantiales del olivo”.

 

Ir a tienda

¿Te ha resultado útil este post? ¡Ayúdanos a mejorar y puntúalo!
[Total: 0 Media: 0]

Añade tu comentario

Nombre
E-mail
Website
Comentarios