Unas bolsitas de té con forma de pajarita de origami; un brick de leche con un contorno que forma la palabra ‘milk’; unos auriculares que, enrollados en su caja, simulan una nota musical… Si la innovación es clave para el desarrollo de productos y servicios, la creatividad se ha convertido en la piedra angular del packaging.

No podemos negarlo: una cajita con encanto, una botella sugerente o una etiqueta llamativa han sido, en numerosas ocasiones, ese valor añadido que nos ha llevado a decantarnos por una marca en lugar de otra. Ahora bien, en el campo del aceite de oliva, el envasado no es solo cuestión de estética, sino que el packaging juega un papel principal para garantizar la correcta conservación de las condiciones organolépticas del producto.

El aspecto funcional packaging

En este sentido, el objetivo del packaging de un buen AOVE no es solo generar ese ‘amor a primera vista’ con el consumidor, sino que debe también evitar la oxidación y el envejecimiento del aceite de oliva.

Por ello, el envase debe actuar como protección del producto frente a las altas y bajas temperaturas, la luz, el oxígeno y la exposición a metales, además de servir como soporte de toda la información relativa al contenido y con la que podremos saber si estamos ante el mejor aceite de oliva virgen extra.

Para conseguir esta meta, en Hacienda Guzmán utilizamos una botella de vidrio grueso, ya que este material conserva en perfectas condiciones el sabor, aroma y propiedades de nuestros AOVEs Premium. Además, para impedir que la luz dañe el aceite de oliva virgen extra, nuestros envases son opacos, bloqueando la radiación hacia el interior.

Importancia del envase en el aove

Por otro lado, las botellas se presentan en una caja de cartón o en estuches de 3 y 4 variedades, con un diseño global que convierte a los productos de Hacienda Guzmán en un artículo perfecto para regalar a familiares y amigos o como obsequio de empresa a empleados o inversores.

El packaging como valor estético

Junto a estas aplicaciones funcionales del envase del aceite de oliva, no podemos obviar que el packaging también actúa como arma de seducción gracias a las cada vez más elaboradas propuestas.

Hacienda Guzmán botellas opacas

En el caso de Hacienda Guzmán, cuidamos hasta el más mínimo detalle, ofreciendo diseños muy exclusivos y elegantes, con botellas de colores diferenciados en función de la variedad de aceituna y coupage, que permiten que cada producto sea fácilmente identificable: negro para el HG Manzanilla; verde para el HG Hojiblanca; rosa para el HG Arbequina; y blanco para el HG Coupage.

Richard Ford ilustración hacienda

Como elemento común, una ilustración de la fachada principal de la hacienda enmarcada entre dos torres, elaborada por el escritor estadounidense Richard Ford, decora el packaging de todos los aceites de Hacienda Guzmán. El autor de la aclamada novela El Día de la Independencia, por la que recibió los premios Pulitzer y Faulkner, visitó la Hacienda Guzmán, a la que él llama Hacienda San Bartolomé y a la que dedica todo un capítulo de su libro Excursión a una finca olivarera, en el que retrata a la perfección el mundo agrícola y popular, en un relato que supone un documento único de la historia del siglo XIX. El también Premio Princesa de Asturias de las Letras 2016 describe la Hacienda Guzmán como un “buen ejemplo de una Hacienda de primera categoría”.

Gracias a este esfuerzo por aunar belleza y funcionalidad, en Hacienda Guzmán hemos sido galardonados en varias ocasiones en los últimos años, obteniendo, por ejemplo, el premio a Mejor Packaging por la Agencia del Aceite de Oliva de Italia en 2014 o la Medalla de Oro en el New York Olive Oil Competition en 2015, entre otros reconocimientos.

Añade tu comentario

Nombre
E-mail
Website
Comentarios