Moda ecológica: ropa sostenible para estar a la última cuidando el planeta - Hacienda Guzmán

(Last Updated On: 22 enero, 2020)

Se calcula que para producir tan solo una camiseta de algodón es necesario emplear 2.700 litros de agua, según la organización Water Foot Print. Este dato refleja a la perfección cómo los modos de fabricación vigentes son responsables de un fuerte impacto negativo en el medio ambiente y la necesidad de apostar por la moda ecológica.

Los consumidores son cada vez más conscientes de ello y vienen reclamando un sistema más respetuoso que siga el ejemplo de otros sectores, como el de las energías renovables o la agricultura ecológica. El resultado ha sido la irrupción en el mercado ropa sostenible por la que apuestan cada vez más marcas.

La huella ecológica de la industria de la moda

En las últimas décadas, la industria de la moda ha abaratado los costes de fabricación significativamente y, con ello, el precio de las prendas, dando lugar a la tendencia low cost, accesible a la mayoría de los bolsillos. Pero a cambio, el daño generado en el planeta es de enormes dimensiones.

Ante esta situación, la moda ecológica surge como alternativa al sector textil tradicional. Los sistemas de producción convencionales consumen una gran cantidad de recursos naturales, la mayoría de los tejidos no son biodegradables y muchos de los tóxicos y metales pesados procedentes de los tintes sintéticos se vierten directamente en aguas fluviales. Los gases que se emiten en la fabricación de la ropa y los procedentes de los combustibles empleados en el transporte de las mercancías afectan de forma muy negativa a la atmósfera, provocando el llamado efecto invernadero, uno de los fenómenos que más influyen en el cambio climático.

Las marcas renuevan sus colecciones casi cada semana y los consumidores desechan con frecuencia sus prendas para hacer hueco a las últimas novedades. La fast fashion genera millones de toneladas de residuos y basuras en todo el mundo. Además, muchas de las fibras sintéticas que se emplean en los tejidos provienen directamente del petróleo, como es el caso del poliéster o el nailon, siendo altamente contaminantes.

Las marcas se unen a la moda ecológica

Los daños de la industria en el planeta son una realidad y es por ello que los gigantes del sector, y conocidas firmas de lujo están llevando a cabo medidas para frenarlos, fomentando así la moda ecológica.

Cada vez con más frecuencia se lanzan colecciones de etiqueta sostenible, la moda eco friendly apuesta por tejidos orgánicos procedentes de cultivos sostenibles, fibras recicladas como la lana,  incluso derivados de restos orgánicos como las algas, las hojas de la piña o la fibra de naranja.

Una iniciativa común de las empresas en su apuesta por la moda ecológica es el denominado upcycling, que consiste en dar un nuevo uso a las prendas de las que nos deshacemos. Las marcas las recogen de forma gratuita en sus puntos de venta, incluso en tu domicilio si compras online, y las donan a causas sociales o las reciclan. Además, para incentivar la colaboración de los consumidores, algunas empresas ofrecen a cambio descuentos en compras.

La también llamada slow fashion está introduciendo cambios relevantes en materia de responsabilidad social corporativa, fomentando la transparencia en la cadena de suministro, mejorando la trazabilidad de las prendas al dar a conocer su proceso de fabricación y origen.

Por otro lado, el auge de la moda ecológica ha dado lugar al nacimiento de pequeñas marcas 100% sostenibles, cuyo mayor reclamo es su compromiso con la conservación de los recursos del planeta.

Junto al sector textil, poco a poco las iniciativas de este tipo son cada vez más frecuentes en todos los sectores. En Hacienda Guzmán tenemos muy presente la importancia de conservar y proteger el medio ambiente. Por ello, para producir nuestras variedades de aceite de oliva virgen extra, apostamos por mecanismos de producción sostenibles que provoquen el menor impacto posible en el entorno natural.

Añade tu comentario

Nombre
E-mail
Website

Comentarios