Desde hace tiempo el uso de aceites en cosmética se ha extendido como la pólvora y pocas mujeres se han resistido a los múltiples beneficios que ofrecen. Aunque puedan parecer productos que, aplicados en el rostro, serían muy grasos y por ello quedar relegados únicamente a pieles secas y/o maduras, lo cierto es que incluso las pieles mixtas y grasas pueden aprovechar algunas de sus propiedades en sus rutinas de belleza.

¿Qué es y para qué sirve el aceite facial?

Las It girls e influencers de todo el planeta han caído rendidas a sus pies y es que, el aceite facial, es todo un must have en los neceseres de las amantes del mundo beauty y de todas aquellas mujeres que quieren cuidar su piel de la mejor forma posible.

Muchas mujeres son reacias a utilizar aceites faciales por miedo a lucir brillos indeseados o provocar alteraciones cutáneas como granitos o comedones. La realidad es que todos los tipos de pieles pueden utilizar aceites, solo hay que saber cómo usarlos para que se conviertan en un gesto de cuidado de la piel imprescindible.

Nuestro aceite facial con aceite de oliva es un tratamiento intensivo que trata cara, cuello y escote sublimando la piel y potenciando los tratamientos de la rutina cosmética habitual. Este aceite es un producto multiuso que ya se ha convertido en un básico de tocador.

Lo que va a aportar el uso de un aceite en el rostro es una mayor elasticidad e hidratación, ayudando a minimizar y prevenir arrugas y signos de expresión, un elixir de juventud en toda regla al que se le puede sacar partido de muchas maneras.

Cuidado de la piel

9 formas de utilizar el aceite facial

1) La forma habitual de uso es aplicar unas gotitas de producto en las manos extendiéndolas en la piel masajeando hasta su total absorción, ya sea en solitario o combinado con cremas hidratantes para intensificar su efecto y ayudar a mejorar la retención de agua en la piel.

2) Un truco para darle un plus de suavidad y elasticidad a la piel es extender unas gotas de aceite facial con aceite de oliva antes de aplicar la mascarilla facial para potenciar sus efectos además de otorgarle un plus antiedad gracias al aporte en Vitamina E y K.

3) En maquillaje es un fantástico producto y muy versátil. Para darle un toque glow al maquillaje haciendo que la piel luzca más jugosa y bonita solo hay que añadir una o dos gotas de aceite facial a la base antes de aplicarla o bien poner las gotas en las manos bien distribuidas y, una vez maquillado el rostro, hacer ligeras presiones en la piel para darle más luminosidad. También funciona muy bien aplicado como primer o rebase antes del maquillaje o incluso para aplicar en los utensilios como brocha o esponjas de maquillaje.

4) Es el broche de oro para aportar al rostro puntos de luz aplicando una pequeña cantidad de aceite en los dedos y depositándolo a toquecitos en puntos de luz como el arco de la ceja o la parte alta de los pómulos.

5) Como prebase de labios, sobre todo antes de aplicar un labial mate, ayuda a preparar la piel del labio hidratándola y evitando que se reseque y agriete acumulándose el pigmento del labial en los pliegues.

6) Un secreto de belleza muy interesante es poner unas gotitas de aceite facial en cuello y escote (e incluso en las muñecas), antes de pulverizar el perfume para ayudar a fijar el aroma por más tiempo.

7) Como cura intensiva cutánea es un producto prodigioso, solo hay que aplicar el aceite como tratamiento único, bien en todo el rostro o bien en zonas concretas que necesiten un extra de hidratación. ¡Voilà!

beneficios Aceite facial

Los beneficios del aceite de oliva en la belleza más allá de la hidratación

Los aceites faciales bien formulados no dejan residuo una vez masajeados en la piel por lo que se pueden beneficiar de sus efectos todo tipo de pieles. En pieles secas y maduras un aceite facial enriquecido con aceite de oliva va a asegurar una óptima hidratación y confort mientras que en pieles mixtas y grasas va a ayudar a regular la producción de sebo, aportando suavidad y elasticidad a la piel.

El hecho de aplicar un aceite facial en la piel que tenga como ingrediente el preciado aceite de oliva, además de promover la hidratación y combatir la sequedad, también contribuye a reparar tejidos dañados por lo que ayuda a tratar cicatrices y marcas de acné. Además, es uno de los mejores complementos antiedad que existen gracias a su contenido en ácidos grasos y en antioxidantes naturales.

El aceite facial es la clave para mantener una piel joven y sana, combatir el envejecimiento prematuro y además lucir un maquillaje impecable y una piel luminosa y cuidada. En definitiva, quien tiene un aceite facial tiene un tesoro y el secreto de la eterna juventud en su mano.

¿Te ha resultado útil este post? ¡Ayúdanos a mejorar y puntúalo!
[Total: 1 Media: 5]

Añade tu comentario

Nombre
E-mail
Website
Comentarios