¿Qué es la vecería del olivo y cómo afecta a la producción de AOVE?

(Last Updated On: 14 octubre, 2021)

Cuando pasas una etapa de mucho ajetreo y actividad, lo que te apetece después es quedarte tranquilo en casa descansando, ¿verdad? Esto podría aplicarse a la vecería del olivo, un proceso endógeno habitual en este cultivo que afecta a la producción del aceite. Pero, ¿en qué consiste exactamente?

¿Qué es la vecería del olivo?

La vecería del olivo, también llamada alternancia, se refiere a la situación por la cual, tras un año en el que los árboles han dado una producción abundante, se sucede otro en el que la cosecha es mucho más pequeña e incluso nula.

Aunque este fenómeno es muy común en el olivar, no es exclusivo de este cultivo. De hecho, la vecería es extensiva a casi todos los árboles frutales. Cítricos, manzanos, belloteros, etc. también quedan afectados por esta especie de ‘hibernación’ anual.

¿Por qué se produce este fenómeno?

La causa de la vecería del olivo proviene de varios factores. Por un lado, en ese férreo deseo por propagarse que tienen todos los seres vivos, el árbol tiende a centrar sus recursos en sacar adelante la cosecha actual y las aceitunas en desarrollo luchan por absorber todos los nutrientes posibles. Por ello, al finalizar la temporada, las reservas de los olivos están bajo mínimos y no tienen energía para generar otra gran producción.

Sin embargo, el origen principal de la vecería del olivo radica en la paralización que provocan los mismos frutos en la siguiente floración. ¿Cómo? Las aceitunas que están en crecimiento emiten giberelinas, una sustancia que inhibe la transformación de las yemas en flor. Como consecuencia, estos ápices vegetativos en germinación -que son los que darán lugar a las aceitunas en el siguiente año- permanecen en estado latente, reduciéndose la cantidad de fruto que el árbol ofrecerá en la temporada posterior. Como intuirás, a mayor cantidad de aceitunas, mayor producción de hormonas y menor cosecha futura.

¿Cómo afecta la vecería a la producción de aceite de oliva?

Aunque la vecería del olivo no tiene un impacto a nivel de calidad, sí que provoca notables consecuencias en cuanto al rendimiento del cultivo y, por ende, a la rentabilidad económica de la explotación. Y es que el propio olivo trata de compensar estos desequilibrios para evitar precisamente que una cosecha abundante afecte a la producción del año siguiente.

 

De este modo, cuando da muchos frutos, se produce de forma natural un menor cuajado de las olivas, aumenta el aborto ovárico y produce aceitunas más pequeñas, de menor valor comercial. En cambio, en años de cosechas escasas, el olivar genera frutos de mayor tamaño, pero en menor cantidad, por lo que la producción también se ve afectada. De ahí la importancia de que las almazaras aborden la vecería del olivo para frenar el impacto que supone.

¿Cómo se minimiza el efecto de la vecería en el olivar?

En este sentido, la vecería del olivo se puede regular a través de diferentes técnicas:

  • Aclareo de frutos. Consiste en quitar parte de los frutos del árbol durante las primeras etapas de desarrollo de las olivas y, de este modo, reducir la cosecha de ese año manualmente.
  • Recogida en verde. De igual modo, si la recolecta se lleva a cabo al inicio de la temporada, se evita que los frutos impidan la floración de las yemas. Por el contrario, cuando la recolección es tardía, el olivo no tiene el descanso suficiente para recuperarse y la cosecha futura será escasa.
  • Poda. Cuando se podan los olivos en el año anterior al que está prevista una importante carga de fruto, se consigue también aminorar el efecto péndulo en el olivar, al limitar el número de yemas de flor.
  • Promoción del crecimiento vegetativo. Esta práctica consiste en controlar el riesgo y los nutrientes que reciben los olivos para aminorar la floración en los años de grandes cosechas.
  • Abono. Se trata de facilitar la floración en los periodos de escasa producción mediante el aporte de los minerales que necesita el olivo, así como tener bajo control las plagas y enfermedades de los cultivos.

En Hacienda Guzmán somos conscientes de los efectos de la vecería del olivo y, por eso, adoptamos todas estas medidas en nuestras 340 hectáreas de cultivo ecológico, desde una inicial selección de los árboles, hasta una correcta poda y cuidado de los ejemplares y la recogida en verde de la aceituna, para frenar sus consecuencias en nuestra producción. ¿El resultado?  Un aceite de oliva virgen extra de máxima calidad que puedes degustar año tras año. Conoce nuestras variedades y hazte con tu preferida en nuestra tienda online.

¿Te ha resultado útil este post? ¡Ayúdanos a mejorar y puntúalo!
[Total: 0 Media: 0]

Añade tu comentario

Nombre
E-mail
Website

Comentarios

Tu Carrito