Si hay un producto que caracteriza a la gastronomía española y que ha traspasado fronteras son, sin duda alguna, las tapas. Esas pequeñas porciones de comida que acompañan a las bebidas en bares, tabernas y restaurantes forman parte de nuestra cultura y han alcanzado, en muchos lugares, la categoría de arte gastronómico. Y es que, en muchos rincones de la geografía española no se concibe salir a tomar algo si no hay una buena tapa de por medio.
Tapas HG
El origen de las tapas en nuestro país no está del todo claro, aunque sí parece que está directamente relacionado con la Monarquía. Algunas fuentes lo sitúan en el siglo XIII, cuando los médicos diagnosticaron al Rey Alfonso X El Sabio una enfermedad poco clara y de origen incierto. El tratamiento que prescribieron consistía en tomar pequeñas cantidades de vino acompañados de ligeras comidas. Parece ser que el Rey se recuperó y, finalizado el tratamiento, dispuso que cada vez que se tomase alcohol se acompañara de pequeños bocados, por los beneficios que acarreaba e, incluso, promulgó una ley que obligaba a las tabernas a servir esas “tapas”, de manera gratuita, con el vino. Otras fuentes sitúan este origen ya en el siglo XX, durante una visita del Rey Alfonso XIII a Cádiz. Era un día de viento y el Rey pidió vino en una taberna. El camarero se lo sirvió con una loncha de jamón encima, a modo de tapa, para que, con el aire, no entrara arena en el vino. Al Rey le encantó la idea y, terminada su bebida, pidió otro vino con “tapa”. Aunque hay quienes atribuyen esta anécdota a los Reyes Católicos, sustituyendo el viento por las moscas, o a Felipe II y el polvo del camino.

De lo más sencillo a la alta gastronomía en miniatura
Sea cual sea el origen, lo cierto es que el mundo de las tapas es ya un acto social, que permite compartir un rato en el bar con los amigos, alrededor de una bebida y una comida. Además, ha evolucionado muchísimo a lo largo de los años, sin perder ni una pizca de su éxito. Según un estudio elaborado por la Federación Española de Hostelería, casi el 60% de los establecimientos españoles ofrecen la tapa de manera gratuita, como acompañamiento de la bebida, siendo la tortilla, las patatas bravas, la ensaladilla rusa y las croquetas las cuatro tapas más consumidas por los clientes. El aperitivo (21,39%), la hora de la comida o mediodía (36,38%) y la tarde/noche (42,23%) son los momentos preferidos para tomar tapas, fundamentalmente el fin de semana, que es el momento de más consumo, con un 84,64%.
Tapas Hacienda Guzmán
Por cierto… para las que no se ofrecen gratis con la bebida, el coste medio de la tapa se sitúa entre 1,50€ y 2,50€, aunque hay un 28,89% que paga entre 2,50€ y 4€ por una tapa y un 13,71% al que no le importa pagar más de 4€ por ella. Quizá por este motivo encontramos tapas que van desde lo más sencillo a lo más sofisticado, es decir, a aquellas que podemos considerar alta gastronomía en miniatura.

Algunos de los más cocineros de prestigio en nuestro país han caído rendidos ante el encanto de estas elaboraciones, reinventando las tapas más tradicionales y elevándolas a un nivel que bien pudieran competir por conseguir una estrella Michelin. Han convertido estos bocados en una experiencia gastronómica de alto nivel, implicando a todos los sentidos y reuniendo, en un solo bocado, la textura, el sabor, los aromas y, por qué no, el diseño más cuidado.
Tapas
Reivindicando el papel de la tapa
Desde Ferrán Adriá a Sergi Arola, pasando por José Andrés, Martín Berasategui, Quique Dacosta y muchos otros, los más conocidos chefs han reivindicado, en innumerables ocasiones, el papel de la tapa en la gastronomía española.

Ferrán Adriá las llevó a una nueva dimensión, otorgándoles una importancia y un tratamiento en sus menús que las elevaron a un nuevo nivel. Y Sergi Arola ya declaró, hace unos años, que toda su generación de cocineros estaba en deuda con las tapas, unos platos sencillos pero, que, en el fondo, son los que más calan en el corazón de los comensales.

Quique Dacosta, por ejemplo, es autor de un libro de tapas, donde propone nuevas versiones de las tapas clásicas, de manera creativa pero sin perder el sabor tradicional.

Martín Berasategui ha sido otro de los precursores del éxito de las tapas en nuestro país, desde una comunidad autónoma como es el País Vasco que, junto con Andalucía, son los dos grandes referentes en cuanto a tapas y pinchos se refiere en nuestro país. Para Berasategui, una buena dosis de imaginación hace que las posibilidades sean infinitas en el mundo de las tapas, aunque prefiere apostar por ingredientes de calidad y productos de temporada.

Y, si miramos fuera de nuestras fronteras, el gran referente en el chef José Andrés, quien ha conquistado con sus tapas un país como Estados Unidos. Su restaurante Jaleo, especializado en tapas españolas y abierto desde 1993, ha hecho que hasta el presidente Barak Obama se rinda ante los encantos de esta cocina en miniatura.

Congresos, rutas… y hasta un Día Mundial de la Tapa
Por eso, hoy en día las tapas son protagonistas de Congresos, como el Miniature Pintxos Congress (Jornadas de Alta Cocina en Miniatura), celebrado el pasado mes de febrero en Murgía (Álava) o el Congreso Minimal, que se celebra a finales de este mes de este noviembre en Picanya (Valencia) y que se centra en “el arte de concentrar en dos o tres bocados sabores, texturas, técnicas y estéticas que seducen, no sólo al paladar, sino a todos los sentidos”.

Y no sólo eso, sino que cuentan con un Día Mundial dedicado a ellas, el 16 de junio. Esta iniciativa surgió desde la Asociación Saborea España, que reúne a cinco entidades de ámbito nacional: FEHR (Federación Española de Hostelería), Asociación Española de Destinos para la Promoción del Turismo Gastronómico, Eurotoques, (organización europea de cocineros compuesta por chefs de gran prestigio), Facyre (Federación de Cocineros y Reposteros de España) y Paradores de Turismo, y que está presidida por el chef Pedro Subijana. Su objetivo es poner de relieve el papel de las tapas como elementos diferenciales de la gastronomía y la sociedad española, tanto dentro como fuera de nuestras fronteras. Tanto coincidiendo con esa fecha como en otros momentos del año, en multitud de puntos de España se instauran Rutas de la Tapa, para degustar las creaciones de diferentes profesionales de la cocina.

Estamos seguros de que no es necesario esperar hasta junio del año que viene para disfrutar de las tapas. ¿Nos acompañáis?

Añade tu comentario

Nombre
E-mail
Website
Comentarios