¿Qué es una hacienda? 4 características que la diferencian de un cortijo - Hacienda Guzmán

(Last Updated On: 5 febrero, 2020)

Andalucía posee una riqueza cultural y natural innegables, con un paisaje diverso y singular. Una de sus edificaciones más emblemáticas, original de la provincia de Sevilla, es la hacienda. Esta construcción tiene ciertas peculiaridades y, al contrario de lo que pueda parecer, no es igual al cortijo andaluz.

Para evitar confusiones y aprender a distinguirlas, te desgranamos exactamente qué es una hacienda, así como sus diferencias con un cortijo.

¿Qué es una hacienda?

Cuando hablamos de hacienda, nos referimos a una finca rústica dedicada al cultivo del olivo y a la producción de aceite de oliva. Se trata de un tipo de construcción característica de la etapa del comercio de Indias, entre los siglos XVI y XVIII, cuando la zona del Bajo Guadalquivir se erigió como una gran potencia comercial y el aceite de oliva fue el segundo producto más exportado, por detrás del vino.

Aunque los antecedentes de la hacienda se encuentran en las villas romanas, las alquerías de la época musulmana, así como en las heredades de la Edad Media -todas ellas combinaciones de explotación agraria con vivienda- es a partir del siglo XVI, se incrementan las construcciones de este tipo y será en el siglo XVIII cuando se asiente el modelo tal y como lo conocemos hoy día, con gran influencia del Barroco. De hecho, la huella de esta corriente artística se detecta en la riqueza arquitectónica de los conjuntos, para los que se emplean materiales nobles y diseños más propios de los núcleos urbanos.

En el siglo XIX se produce un cambio determinante en el campo andaluz ya que, como consecuencia de las desamortizaciones a la Iglesia, la nueva burguesía pasará a ser propietaria de estas haciendas. Este hecho provoca también que el uso que se le da a las mismas evolucione, pasando a ser en muchos casos residencias de campo de sus dueños. En la actualidad, aunque algunas mantienen su actividad agrícola, muchas han reorientado o diversificado su uso hacia centro de actividades y eventos.

En cuanto a la arquitectura de la construcción de lo que es una hacienda, esta suele destacar por su aspecto monumental. El esquema tradicional se compone como mínimo de dos patios, denominados ‘patio de labores’ y ‘patio del señorío’. Este último, ubicado en la vivienda de los propietarios, se caracteriza por su imponente portada principal y, en ocasiones, por una torre mirador. Incluye también una almazara, un molino y viga y naves para almacenamiento.

Qué es una hacienda

Diferencias entre la hacienda y el cortijo

Para distinguir bien qué es una hacienda es fundamental evitar confundirla con un cortijo, ya que ambos conjuntos poseen características específicas que ayudan a distinguirlos entre sí. ¿Cuáles son estas peculiaridades?

  • Tipo de cultivo. La hacienda, por definición, siempre está asociada a una explotación olivarera, en ocasiones, combinada con la viña. Además, cuenta con molinos para la elaboración de productos como el aceite o el vino. La actividad principal a la que se vincula el cortijo ha sido el cultivo y almacenamiento del trigo y otros cereales.

 

  • Zona geográfica. El cortijo es la finca rústica más común en Andalucía, mientras que la hacienda es exclusiva de la provincia de Sevilla y alrededores. Esto se debe a que, al ser productoras de aceite de oliva, las haciendas debían tener una buena comunicación con el puerto hispalense para llevar a cabo las relaciones comerciales con el Nuevo Mundo.

 

  • Ubicación. Otra diferencia entre lo que es una hacienda y un cortijo es que las primeras se sitúan en zonas próximas a núcleos urbanos, mientras que los segundos suelen encontrarse en áreas más alejadas de las ciudades y de difícil acceso.

 

  • Arquitectura. Los cortijos, al ser ocupados solo temporalmente durante la recolección, son edificaciones más sencillas, compuestas por un patio alrededor del cual se sitúan las cuadras, las construcciones de trabajo y almacenamiento y las viviendas de los trabajadores. No siempre incluyen una vivienda para el propietario y, cuando lo hacen, son edificios independientes. En el caso de las haciendas, concebidas al mismo tiempo como explotación agrícola, centro de producción y residencia particular, el número de construcciones es mayor y las viviendas, ocupadas durante todo el año, son más complejas, muchas veces con jardines, huertas, miradores e incluso capillas.

molino de aceite

Hacienda Guzmán, templo de la cultura olivarera

Pero si quieres, no solo saber qué es una hacienda, sino también un ejemplo práctico, Hacienda Guzmán, ubicada en el término municipal de La Rinconada y con más de cinco siglos de historia olivarera, es un excelente estandarte de esta tradicional arquitectura barroca sevillana.

En la actualidad, mantiene su uso residencial y también es centro de producción de aceite de oliva y sede de la Fundación Juan Ramón Guillén, entidad que promueve el desarrollo del sector del olivar y pone en valor de Hacienda Guzmán como muestra del patrimonio industrial olivarero.

Por ello, Hacienda Guzmán ofrece visitas a sus instalaciones en las que es posible recorrer los patios del señorío, de lagar y de caballerizas, el jardín andalusí, la almazara del siglo XVII o incluso su extraordinaria olivoteca, un museo de olivos donde encontrar más de 150 variedades procedentes de todo el mundo. Un paseo único para descubrir y revivir nuestra historia y tradición olivareras.

Añade tu comentario

Nombre
E-mail
Website

Comentarios